Tratamientos no quirúrgicos contra la calvicie

Existen varios tratamientos científicamente comprobados para la calvicie: el minoxidil, el finasteride, el láser de baja intensidad y el plasma rico en plaquetas. Estos tratamientos sólo funcionan donde hay pelo.

El éxito del tratamiento radica en hacer un acompañamiento médico. Es muy importante hacer un seguimiento fotográfico para poder determinar la evolución del mismo. Como el crecimiento del pelo es tan lento los resultados comenzaran a notarse a partir del 4to mes. Es por esto que muchos pacientes desisten de continuar su tratamiento por no ver resultados inmediatos. Si no hay pelo en la zona, no habrá respuesta con estos tratamientos y la única alternativa será la cirugía de trasplante capilar.

Si la calvicie lleva muchos años de instaurada, puede haber una buena respuesta inicial pero NO suele ser sostenible con el tiempo.

El tratamiento médico va encaminado a preservar el pelo original, no trasplantado o nativo de la zona genéticamente predispuesta a perderse, y es el complemento de la cirugía de trasplante capilar. Es una herramienta tan importante como el mismo trasplante.

Plasma rico en plaquetas

Bioestimulación capilar con factores de crecimiento:

Este tratamiento se realiza obteniendo sangre del paciente para extraer los factores de crecimiento que poseen las plaquetas. Estas plaquetas se mezclan con una serie de aminoácidos que ayudan a forma el cabello y se suspenden en ácido hialurónico. Estos factores de crecimiento se inyectan en el cuero cabelludo y se fijan al folículo piloso donde actuan hasta por 6 meses.

Beneficios de la Bioestimulación Capilar:

Las plaquetas son células sanguíneas que ayudan en el proceso de coagulación y que además son fuente de múltiples factores de crecimiento. Cuando las plaquetas se activan, liberan todos sus factores de crecimiento. Es un tratamiento eficaz y seguro, ya que se trata de su propia sangre.

Se puede utilizar como complemento a los tratamientos tópicos y sistémicos o como complemento a su cirugía de trasplante capilar porque:

  • Acelera el proceso de cicatrización
  • Disminuye el riesgo de infección
  • Aumenta el porcentaje de supervivencia de los injertos
  • Acorta el periodo de reposo del folículo acelerando la repoblación de la zona sembrada
  • Hace menos visible la cicatriz de la zona donadora
  • PRODUCE REGENERACIÓN CAPILAR DEL 20% de los folículos pilosos extraídos de la zona donadora en los pacientes tratados con el método FUE.

Para Alopecia androgenética:

  • Prolonga la fase anágena o de crecimiento del folículo piloso.
  • Duplica la velocidad de crecimiento del cabello.
  • Aumenta el calibre de la fibra capilar.
  • Mejora el color del pelo.
  • Mejora la cobertura hasta en un 75% las zonas tratadas.
  • Aumenta la densidad capilar en las zonas tratadas.
  • Es el único tratamiento que controla la caída activa del pelo en menos de tres semanas.
  • Los cambios comienzan a notarse entre la 6 – 12 semana. El pelo se verá más brillante y grueso y estos beneficios irán aumentando a medida que se siga utilizado.

Tratamientos tópicos

Existen varias fórmulas magistrales a base de minoxidil, que actúan retardando la caída del pelo y mejorando la circulación local. Su uso continuo da buenos resultados, pero cuando se asocia a alguna terapia sistémica son mucho mejores. Los champús están indicados cuando hay otros factores que contribuyen a la caída como la dermatitis seborreica.

Tratamientos orales

El Finasteride es un medicamento muy efectivo para detenerla caída del pelo.

Actúa bloqueando la enzima 5alfa- reductasa, responsable en la conversión de testosterona a DHT en el folículo piloso. Las mujeres en edad fértil no deben consumirlo. Los resultados comienzan a notarse a partir del 4to mes alcanzando su mayor efecto a los 2 años. Es un medicamento que debe ser tomado bajo supervisión médica.

Existen medicamentos complementarios a estos tratamientos, principalmente útiles para las mujeres. Son los antiandrógenos. Estos medicamentos modulan la producción de testosterona producida por las mujeres. Deben ser administrados bajo supervisión médica.

Otros tratamientos consisten en la utilización de integradores dietéticos ricos en oligoelementos que ayudan en la formación del pelo.

Láser

El láser funciona produciendo una luz con una longitud de onda específica que llega directamente al folículo piloso.

Esta luz es captada por las células encargadas de producir el pelo y la transforman en energía para su beneficio. Esto se traduce en que el pelo mejora su grosor y calidad. Son necesarias 3 sesiones semanales de 15 minutos de duración. Los cambios comienzan a notarse entre la 6 – 12 semana.

El pelo se verá más brillante y grueso y estos beneficios irán aumentando a medida que se siga utilizado. Es un tratamiento comprobado científicamente, eficaz para el tratamiento de la caída del cabello. El láser emite una luz de baja intensidad que proporciona una fuente de energía adicional al folículo piloso. De esta manera, el folículo hará un mejor trabajo produciendo un pelo de mejor calidad. Algo parecido a la luz del sol cuando es tomada por las hojas de los árboles para obtener energía.

La fototerapia láser estimula la producción celular de factores de crecimiento que harán entrar y mantener a la mayoría de folículos pilosos en fase anágena o de crecimiento.

Las sesiones de 10 – 15 minutos, se deben hacer 3 veces por semana en días no consecutivos y los resultados se podrán ver a partir del 4° mes. Es indispensable continuar con el tratamiento pues si se para se perderá el volumen recuperado. El tratamiento es seguro y eficaz y no tiene contraindicaciones. Es muy útil también para acelerar el proceso de cicatrización después de un implante capilar y para obtener los resultados más rápido.

Consulta virtual